miércoles, 16 de agosto de 2017

martes, 15 de agosto de 2017

¿Cómo enamorarte? Cecelia Ahern.


¿Cómo enamorarte? es una novela miscelánea entre el drama y la comedia de la autora Cecelia Ahern. En ella conocemos la historia de Christine principalmente, a la que acompañarán otros de índole diversa, entre los que destacan Adam Basil. Además de los miembros de su familia, Barry, la librera Amelia, el detective Aidan y, de un modo especial, Simon Conway.

El libro empieza argumentando que quien dice que un rayo no cae dos veces en el mismo sitio, se equivoca. Y que aún con las mínimas posibilidades de que un rayo te alcance, si partimos de que un rayo no caerá dos veces en el mismo sitio, las posibilidades de que te alcance dos veces, son nulas. Pero Christine Rose experimenta esa caída del rayo en el mismo sitio durante dos ocasiones muy próximas en el tiempo. El rayo es el intento de suicidio y las dos le caen seguidas. En la primera no pudo evitar nada. Y en la segunda tiene que evitar todo. La respuesta a la pregunta de si lo conseguirá, es lo que tendremos al leer esta novela.

Christine Rose, ante la proximidad y la certeza de que todo tiene un final, decide cambiar su vida de forma radical. Pero ese cambio no llegará de un modo inmediato, que es como queremos que las cosas cambien cuando no nos gustan, sino de un modo progresivo. Así, el conocimiento de asimila mejor y es más sencillo mostrarse coherente. En el primer capítulo, el personaje de Simon Conway se da un disparo cuando parecía que Christine había conseguido que soltase el arma. Y ahí empieza todo. La segunda caída del mismo rayo ocurre cuando Christine intenta impedir que Adam Basil se tire de un puente para poner fin a su vida. En este libro vemos como decisiones como divorciarse porque sencillamente no se es feliz, no es cuestión de un instante, sino que el proceso puede ser muy largo y molesto. El punto de partida, el intento de suicidio de dos personas, nos enseña que la vida es breve y que su final es seguro. De este modo, cobramos conciencia de que las cosas que hacemos sin que de verdad nos hagan sentir bien, sobran. Igualmente las cosas que nos hacen infelices. Hasta que no soltemos lastre, no podemos empezar a buscar esas cosas que sí, quizá, puede ser, que nos den esa felicidad que se busca. 

Me ha gustado la crítica encubierta que la autora hace de los libros de autoayuda. Christine Rose saca constantemente citas de ese tipo de libros. Y ninguna parece darle resultado. Hasta que entiende que la vida y las cosas que pasan tienen interpretaciones múltiples y que lo que es bueno para uno, puede ser nefasto para otro. Hay muchas opciones de dejar a alguien sin dañar, pero ninguna es efectiva al 100%. Y así ocurre con todas las citas de acción ante la infelicidad. 

El elenco de personajes secundarios que acompañarán a Christine y a Adam en su tarea de enamorarse de la vida, es variado y heterogéneo. El padre y las hermanas de Christine son un grupo que se toma todo con humor y parece distante de todos los problemas pero que, en el fondo, los sufren como todos y su voluntad de pintarlos de colores, da los frutos de una existencia menos triste. La librera Amelia es el ejemplo del sacrificio de la vida por las personas que ama. En este caso, su madre, enferma, que hace que Amelia no tenga opción de abandonar Dublín y se condene a una vida solitaria dedicada a cuidar de su madre. Como siempre ocurre, en el momento preciso, se revela un secreto que cambiará la forma de ver la vida de Amelia. El detective Aidan, un hombre que está presente en los dos intentos de suicidio y que mantiene una relación con Christine entre tirante y escéptica. Pero que al final, por otro giro de la vida, acaban necesitándose y se rompen las barreras. Barry, el esposo abandonado, un ejemplo de lo inútil que es vivir con rencor, de lo miserable que puede ser un ser humano vacío y del vacío que ofrece una vida amoldada a la costumbre. Es el personaje que la autora usa para hacer una crítica a la autocomplacencia y que nos muestra que, llorar por el daño y comportarse de un modo ruin y vengativo, solo lleva más infelicidad y más vacío a la existencia. Y por último Adam, el heredero de una empresa multimillonaria, con todo lo que una persona necesita para vivir, pero con los mismos problemas que todos los humanos. La fragilidad del alma que el éxito no consigue endurecer. 

Christine y Adam emprenderán un viaje de dos semanas en los que ambos aprenderán cosas que hasta ese momento ninguno conocía a pesar de lo mucho que ha leído Christine. Una historia que enseñará lo fría que es una vida vacía y que, como con una caricia dada en el corazón, es posible enamorarse de la vida.


Los momentos son muy valiosos; a veces se prolongan y otras veces son fugaces, y sin embargo puede hacerse mucho en ellos; en un momento puedes cambiar una mente, puedes salvar una vida y puedes incluso enamorarte.

jueves, 10 de agosto de 2017

Los polos opuestos se repelen.

La palabra opuesto, significa contrario. Y los polos están muy lejos uno del otro. ¿Cómo van a atraerse en semejante contexto? La atracción entiende de similitudes. Y cuando el tiempo pasa, el físico efímero es pretérito y no hay nada que invite a compartir un rato, lo vemos claro.